Historia

La Finca

Mas del Sord es la masía más antigua de la zona, su año de construcción es 1335 aunque constan referencias desde 1296 de su existencia (usque in honores ipsius surdi vel ferrarii).  Es un espacio espectacular, en un valle, rodeado de viñedos con encanto mágico a pocos kilómetros de la ciudad de Tarragona y Reus así como de las mejores playas y calas de la Costa Dorada.

Es una opción hotelera de ecoturismo y turismo sostenible perfecto para disfrutar en familia. En los últimos años la propiedad ha cambiado el tipo de cultivo por los viñedos como alternativa productiva en todo el valle. Esto ha hecho que la finca se ubique en un entorno natural inigualable, que además ofrece a nuestros huéspedes la posibilidad de conocer de cerca el proceso de producción del vino y sus características.

El paisaje nos brinda varias posibilidades de encuentro con la naturaleza, caminatas, paseos a caballo y en bicicleta que se complementan con las opciones de confort y diseño que ofrece el establecimiento; nuestra espectacular piscina de agua natural, unos muebles especialmente elegidos, resultado de una rehabilitación cuidada y compenetrados con el ambiente hacen de nuestro establecimiento una alternativa Rustic Boutique inmejorable para quienes buscan relajarse en el campo disfrutando de las mejores comodidades.

Historia

La historia de Mas del Sord esta largamente documentada, desde el 1286 se tienen las primeras referencias sobre su existencia, cuando la poseía el caballero Ferrer Gentil de la Selva, en la actualidad la casa que es de 1335 es propiedad de la familia Espona.

Mas del Sord ha tenido una gran importancia en la construcción de la población a la que pertence, pues esta se constituyó a partir de la existencia de diferentes masías entre las que se encuentra como la más destacada, en especial por su aportación de agua a los municipios.

Otro de los hechos relevantes de su extensa historia, es que según fuentes y textos antiguos, la casa estuvo habitada por miembros de la Orden del Cister durante el Siglo IX, usque in honores ipsius surdi vel ferrarii